miércoles, 29 de abril de 2009

Sanación


Un gato sucio, roto y descosido se acicala sin ganas.
Ni lengua rasposa para lavarse le había dejado la vida.
Una vez, alguna, creía recordar, fue un hermoso gato pardo de ancas musculosas y garras afiladas.
Sus ojos de tigre y su olfato sensible le proveían las presas más exquisitas.
Recuerda -y se le hace agua la boca- aquellas épocas de ratones grandes y torcazas gordas.
Ahora, se mira exhausto y piensa que es un gato viejo y destartalado, lamiéndose las heridas causadas en su última pelea por el amor de esa gata atorranta, la más linda del vecindario, aquella que ni siquiera lo quería, ni lo pretendía.
Y pensar que…
Baja la cabeza y sigue lavando su pelaje sucio y acartonado de mugre, saliva y sangre, mientras recuerda que la herida que más le preocupa es la del lomo, justo arriba del cuello, exactamente en el lugar donde su lengua no llega.
Se juró que mañana, luego de dormir un rato, encontraría a alguien que esté dispuesto a lamer sus heridas.
Y él se dejaría.

Ya lo había decidido.

Foto: Juan José Gutierrez

43 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Muy felinos versos nos entregas preciosos..
un gusto leerte

saludos fraternos
un abrazo

JADE dijo...

lamer las heridas... lamer el alma herrumbrada de olvido... como me llegó esto dios!!!
besos!!!

Wonder dijo...

Gracias ADOLFO. ¿Felinos? Ja. Para mi son esperanzadores. Y tristes, claro. Beso.

JADE... bonito...me imaginé que a alguien sensible como vos le llegaría este texto. Besos.

Estrella dijo...

Redondísimo, wonder. No poder lamarse las propias heridas es el sentimiento más impotente; mucho más, cuando uno no reconoce el lugar exacto de la herida abierta.
Pobre gatito. Pobres nosotros.

Gemma dijo...

Qué sensación tierna, encontrar un alma que deje reposar nuestra alma herida y la contenga y la consuele mientras sanamos de tanto daño.

Gemma dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gemma dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
MQDLV dijo...

Qué loco. Coincido con Estrella: redondo. Y coincido también con eso de que no poderse lamer es tan malo como no saber dónde hay que lamer. Justamente algo así ando sintiendo yo... Qué bueno que hayas escrito! Un beso grande

Natalia Astuácas dijo...

Wonder, pasé por acá. Casi nunca ando de blog en blog.
Me linkié para seguirte.
Te invito a sentarte un rato en mi rincón y podamos conversar por unos minutos.

Cuidate mucho, besitos y abrazos con cariño.

Wonder dijo...

ESTRE, como siempre, supiste encontrar el quit de la cuestión.
Es tristísimo e impotente no poder curarse a uno mismo, conociendo el exacto lugar por donde sangra. Y si no lo conocés... ay.
Besos Estre. Sos una divina.

GEMMA, tu dulzura tan propia te hizo ver el lado positivo del relato, claro.
Sos una mujer con mucha esperanza. Besos, amigota.

MQDLV, gracias, nena.
Lo que pasa con Ud es que es demasiado pensante e inteligente.
Deje esas heridas al aire libre un ratito... vas a ver cómo pronto cicatrizan (y las hacen cicatrizar)...
Besos!!

Gracias NATI. Allá voy, a charlar.
Beso.

WaitMan dijo...

De lo mejor que leí en los últimos tiempo en este blog, sabe...
Y mire que siempre me gusta lo que usted escribe, pero aquí... me ha dejado como el gato: sin saber por dónde comenzar a relamerme.

Mensajero dijo...

Tal vez una compañera de naufragio....esa que estuvo expectante hasta que se resigno...y ahora una ola los arroja en la misma playa.

Stella dijo...

Hasta los gatos, cuando se quieren, se lamen mutuamente las heridas.
Creo que es luna de las mejores cosas que tiene el amor!

Besoos

Calavera dijo...

Bueno, hum, leí la entrada ayer y me dejó pensando. Claro, resulta inevitable no identificarse y ver cuánto de ese gato destartalado tiene uno (aunque, en lo animal, prefieor pensarme como un viejo lobo de bar).
Pero aquí se trata de usted, no de mi... ¿lo ve? Su relato, que parece apuntado directamente al ego del que lee, logra el efecto contrario: que deje de lado el ego y piense, trate de deducir en qué estaba pensando usted. O en quién.
Finalmente, mis intereses siguen estando en el medio.
Gracias por el mate y las medialunas. Aquí le dejo los besos que le gustan.

Wonder dijo...

WAITMAN... comience por las patas. Es un buen lugar, ja.
Hay alguna zona donde no llegue? Mire, avise que hay varias muchachas interesadas en lamerlo un rato, me parece. Besos.

MENSAJERO... ¿una ola de suerte?
Y cómo se las arreglarán esos náufragos para ser felices? Acaso cayeron en "Fantasy Island"?
Pobres gatos, solos y destartalados... y encima, en el agua, que no les gusta ni un poco.

STELLITA, claro, y además, por suerte, casi todas las heridas cicatrizan, ¿no? Besitos.

CALA, por favor, vaya a descubrirle los trucos a otra bruja, por favor. No sea garca, jaja, que parece el mago de la tele que sale con la máscara.
¿Sus intereses siguen estando en el medio? Acaso me ve cara de Plazo Fijo? Escúcheme hombre... diga que me dejó esos besos, que si no...
;) Otros para vos.

Calavera dijo...

Ah, pero cómo: ¿no estábamos hablando solos acá? ¿Quiere decir, entonces, que todo el mundo se enteró de que en el banco de mi corazón usted tiene crédito de por vida?

Mire: volví porque me habían quedado estos otros besos en el bolsillo, tome.

Romina E. dijo...

¿el se dejaría? o ¿el ya lo necesitaba?
Interesantes letras, como es habitual...
cariños y exitos con sus nuevos emprendimientos!

Bitter dijo...

Gatos maltrechos y heridas que duelen más por dentro, mmmmh, ha sobrevivido hasta ahora, seguro que le es más fácil la forma de curarse aunque sea con una patita, que encontrar quien le lama su herida, see, hoy estoy más cínica.
besos

Juli dijo...

Muy bueno, Wonder! Como ya dijeron, redondito.
Me pasaron dos cosas:
Por un lado me remitió a la angustia que genera encontrarse, por alguna razón, imposibilitado de lamerse una herida, aún sabiendo exactamente dónde está...y a pensar lo importante que es tener cerca alguien que pueda/quiera hacerlo por nosotros.
Por otro lado, me resultó triste la figura del gato viejo y cansado. Quizás porque no hay casi nada que represente la agilidad, la viveza, la maña, el poderlo casi todo como un felino joven, y se me ocurre que cuando se ven como el gato de tu cuento deben recordar con dolor glorias pasadas (o quizás porque mi gatita está muy viejita y ya le cuesta caminar, y me da mucha pena verla así ;)

Me encantó.
Perdón por la extensión del comentario, te pasa por venir menos, jajaj!!
Besote enooorme!!

mentolado dijo...

Estimadísima anfitriona,esperaba ansioso tu relato.
¿ con que nos va a sorprender?.Me preguntaba.
Me devoré la descripción del felino y me encontré con la fineza,que dejan tus finales redondos,con ese efecto que realmente nutre toda una idea.
En fin.Delicioso!!
Una enfermera del amor,como dice Bersuit,no sé si es fácil de encontrar, pero confío en la astucía de tu gato huraño .
Besos,Hermosa Mujer.

MQDLV dijo...

Sos divina, nena!

Silvano dijo...

Hola mujer maravilla, me sumo al comentario generalizado que anda poco por aqui y la esperamos a diario con ansias!!!!

Es inevitable sentir penita por el gato viejo haciendo analogias con nuestra vida. En lo personal me recordo a mi abuelo materno, que ademas de ser un gato viejo, hace unos años se quedo sin su gatita que durante casi 50 años le lamio las heridas.

Un gusto leerte y disfrutar de las emociones que me haces sentir.

un beso grande amiga, y feliz 1º de mayo!!!!!

El Titán dijo...

Ojalá encuentre la lengua hecha para su herida...

No desespere: todas las heridas estan hechas para (una)su lengua...

Conocido de la vida dijo...

Afortunadamente siempre hay alguien que nos puede curar las heridas, es de sabio permitirlo, como hará el gato.
Besos, Wonder

rastelman dijo...

soy mandado a hacer para lamer heridas pero pocas veces dejo las mias visibles... pero no me banco a los gatos... no hay nada que hacer

Wonder dijo...

CALA, pibito, te dije que nos están mirando... con techito por su llueve... como decía cuando era una niña. Besos de esos.

ROMI, a veces, es lo mismo,¿no? Gracias bonita (qué linda foto!!!!)
Besos.

BITTER, preciosa, seguro que si. Siempre (o casi siempre) hay una salida alternativa... ¿no? Becho!

JULI... ¿qué puedo agregar? Siempre decís lo exacto, lo correcto... vos corrés con ventaja, amiga. Vos me conocés, jaja.
Lo que decís es verdad. Por ese motivo elegí a un gato y no a otro animal. Y además, pardo. ¿Hay algo más corriente que un gato pardo? Besos!!!!

MENTOLADO, "a ver si viene desde el cielo... una enfernmera del amor" Exacto Mentolado. Siempre (es sano, debe ser así) tenemos que tener a mano el celular de una enfermera del amor,¿no? Besitos.

Wonder dijo...

MQDLV...jaja!! U2! Chuik!

SILVANO! Igualmente! Este año más que nunca para mi.
Gracias por tus palabras. Mil besos.

TITAN está bueno eso que planteás. Al revés. Todas las heridas se sanan con esa lengua y no una lengua para sanar esa herida.
(Bah, ahora que lo pienso... ¿de qué lengua hablás? No me confunda Titán, no me confunda...)

CONOCIDO, por supuesto. Y mire, si Ud lo dice, le juro que le creo. Me gusta creerle Conocido. Besotes.

RASTEL! Pero eso no es negocio!!!
Déjese querer, muchacho.
Déjese mimar por sus gatitas. Becho!

JoP dijo...

Estrella expresó mucho mejor que lo que yo podría, lo que pensé cuando terminé de leer el relato...

Qué más puedo agregar...

Besos heroína.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
jntkdvr dijo...

Me gusto mucho el relato.
Creo que los gatos no son fáciles. No son previsibles y son caprichosos e inteligentes.
Tengo la impresión de que siempre hacen lo que quieren.
(Lovecraft, los distinguía como seres de o en ambos mundos, una suerte de cofradía individualista llena de misterio e inteligencia, sus amigos)
Los pardos son aún mas difíciles de individualizar, de distinguir.
Los gatos viejos, además de todo lo anterior, tienen experiencia.
Acercarse a uno, por más herido que esté, significa estar expuesto a su desapego futuro, a que siga su camino, acá o en el otro mundo.
Aunque, son criaturas muy interesantes, y bien puede valer la pena exponerse.

Laura dijo...

wonder, aunq ya comenté un par de ves, quiero decir que recién te encuentro y que de a poco voy leyendote....a medida que lo hago cada vez me gusta y me identifica tu blog
me dan ganas de comentar obviamente lo que voy leyendo pero veo q cada post nuevo se va enriqueciendo asiq por aqui me tendrás compartiendo lo que siento. Besos

Wonder dijo...

JOP... sí. Estrella tiene ese don.
Besotes.

JNT! Ud parece ser un experto en gatos pardos. Qué interesante.
Coincido en que siempre vale la pena exponerse a criaturas interesantes.
Y dígame... ¿ha tenido muchos gatitos? Cuál fue el resultado de dicha experiencia?? Besos.

LAURA, sos bienvenida y estás invitada a compartir lo que pasa por tu cabeza cada vez que leas un posteo.
Acá te vamos a tratar muy bien. Besos.

Romina E. dijo...

mmm no se si es lo mismo, se puede llegar a confundir, pero no creo q sea lo mismo, distintas motivaciones subyacen según mi parecer.
Gs por el comentario de la foto!
Por mi blog tiene premio desafio

Pepe Palermo dijo...

Me gustó tu relato.
Convivo con una perra a la que quiero y cuido pero admiro a los gatos. Los gatos nunca nos terminan de dar la seguridad de ser domésticos. Quizás, porque en parte me siento domesticado y por ello me quiero menos, admire esa parte que todo gato tiene de animal salvaje, en su desdén por quien le da de comer, en su capacidad de ir de gira, salvo que se lo castre, para dar salida a sus instintos. Aún recuerdo que siendo niño, la azotea de casa se llenaba de maullidos feroces mientras los gatos disputaban vaya a saber por qué favores de alguna gata cercana.
Me gustó tu relato.

Wonder dijo...

ROMI, bueno, claro. A veces es lo mismo según el que siente eso.
Es dificilísimo, estando herido, poder distinguir gustos o necesidades.
Ahora voy para allá. Besotes!

Hola PEPE P. Bienvenido.
Mire, de pequeña siempre tuve perras. De grande, al mudarme sola y elegir mi mascota, siempre tuve gatos (uno a la vez, claro). Una de las cosas que me seducían de ellos era la mirada mantenida a la altura de mi cara, nunca desde abajo. Por ese motivo les gustaba (a los dos que tuve) estar a mi altura.
También me atraía el hecho de que no me necesiten y que ellos se consideren mi "amo" y no al revés.
Es una animal interesantísimo y seductor. El gato, digo.
Beso.

El Gato Vagabundo dijo...

Asi que soy un animal interesantisimo y seductor... aha... bueno, no se que tanto, con esta herida en el lomo y las patas llenas de grasa.

Un excelente mini cuento. Gracias!

Pablo dijo...

Excelente.

quisiera decir mas pero sobra.

excelente wonder, de verdad.

Wonder dijo...

GATITO, Ud sabrá que las únicas heridas que no sanan son las del cuore.
Besos.

Hola CAPITAN, hace rato que no nos cruzamos por allí.
Besos y gracias.

verdemanzana dijo...

yo creo que la mayoria de la mayoria de las heridas necsitan de alguien (o algo) ajeno a ellas para sanar...

saludos Wonder :D

Wonder dijo...

MANZANITA, Claro. Es bastante triste y aburrido sanar en soledad las heridas.
Besos.

Sophie dijo...

pobrecito el gatito. Cuantos gatos vemos en esa situación no?. Será que muchas veces no queremos mirar heridas de gatos que alguien abandonó?. Por suerte siempre hay alguien dispuesto a curar heridas que otros ni quieren ver.

Besos wonder. sos una idola!!

Wonder dijo...

SOPHIE, si, por suerte.
Y también por suerte siempre hay alguien que ve las nuestras. Y nos rescata, nos cura, nos salva.
Besos Sra Profe (esos alumnos... deben estar de enamorados...)