jueves, 9 de abril de 2009

Costumbres aprehendidas


Siempre tuvo algo de geisha.
Desde muy niña, disfrutaba de las pequeñas ceremonias y del arte de homenajear.
En los detalles ponía voluntad y esmero, y se sentía feliz de ser una buena anfitriona.
Su padre le había enseñado varias cosas cuando tenía cinco años. Entre ellas, a jugar al Truco y a preparar “el aperitivo”.
Como la niña no sabía leer, el hombre le hizo en un papel dibujitos de las cartas y las ordenó por valor. Le explicó lo básico y le enseñó las señas y la importancia de hacerle creer al contrincante que uno está “cargado”. También le enseñó a mentir y a desarrollar la percepción (cualidades que la ayudarían mucho en futuras contiendas, aunque no sean de Truco).
Pero ese es otro cuento.
Para preparar el aperitivo, la niña disponía sobre la mesada los ingredientes y un pequeño medidor de líquido plateado. La “medida”, le decía ella.
Una vez que estaba todo listo, comenzaba la mezcla: una de Fernet, una de Gancia, un chorrito de soda (atención, no un chorro), el jugo de medio limón y cuatro cubitos de hielo. Se agitaba y ¡voilá!
La niña le llevaba la poción a su padre con mucho placer y orgullo, asentando las bases donde se desarrollarían sus dotes de anfitriona y su gusto por ciertos placeres gourmets.
Ya sé, muchos podrían argumentar que eso no es cosa de chicos, que los malos hábitos y la cercanía al alcohol no son buenos compañeros… ¡¡Pamplinas!!
Hace treinta años, ciertas costumbres no se tomaban tan dramáticamente como ahora y los psicopedagogos y educadores progres se dedicaban a hacer tareas más interesantes como, por ejemplo, estudiar otra cosa.
Como sea, la niña siguió trepando a los árboles y andando en bicicleta y tomando la leche mientras veía el único canal que pasaba por la tarde dos horas de dibujitos.

Qué sencilla e inocentemente salvaje era la vida, ¿verdad?



47 comentarios:

janfi dijo...

Bueno podría contar la misma historia, pero no era mi padre, era mi abuelo, y no era fernet, era Esperidina, pero también había leche, tele, dibujitos, árboles y bicicletas.
El barrio era nuestro y era nuestra forma de dominar el mundo.

Juli dijo...

Ay, amiga, como me transportaste!!
Una costumbre que mi madre conservó de los días que compartía con mi padre, era la del "vermout" de los domingos, a eso de las 11, que tomaba mientras escuchaba ópera y cuando empezaba a cocinar. A mi me encantaba ese momento, porque me dejaba preparárselo. Y cuando lo terminaba, me dejaba chupar lo que quedaba de los hielitos, que conservaban un poco del sabor...
Eso, y la mesa como vestida de fiesta, cuidando hasta el último detalle, aunque sólo fuera para nosotras tres, son cosas que definieron la clase de anfitriona que soy.
Es un recuerdo que adoro.

Precioso post.

Un beso enorme.

El Viejo @gustín dijo...

y Si...
El barrio, la calle, las plazas, eran nuestras.
El tody en invierno y el Nesquik en Verano...
Los helados que haciamos en cubeteras.
El dibujar sobre los papeles donde venia envuelto el fiambre...

Y si.

Gracias x hacerme volver a mi niñez.

El Gato Vagabundo dijo...

Era todo tan simple!

Ibamos a comprar al almacen las galletitas sueltas.

Y hacerles esos honores a nuestros padres era un poco como acercarse a ese mundo adulto y misterioso.

Hoy los chicos ya no tienen que recorrer esa distancia... gracias a los psicopedagogos y educadores progre.

Nippur de Lagash dijo...

Si.



Mil besos.

Juli dijo...

Qué cierto lo que dice El gato!!
Para nosotros ese mundo adulto era misterioso, y parecía inalcanzable...esas pequeñas ceremonias nos creaban la ilusión de entrar por un ratito.
Los chicos de ahora no parecen encontrar misterio alguno en nosotros...o será que nosotros lo perdimos??

Wonder dijo...

Claro JANFI. Me parece que la historia se repetía en casi todas las familias.
Me gustaría saber qué recuerdos tienen hoy los chicos de veinte años.
Tanto cambiamos?

JULI! Qué buen recuerdo. ¡Chupar los cubitos! Ajajajajaj!!! Si! Tal cual. Me encantó.
Mirá, tengo el mismo recuerdo de los domingos. Pero por lo gral, no era ópera, sino tango. Beso.

AGUSTIN, mi mamá hacía helados caseros en las "heladoras" unas máquinas que tenían dos paletas que giraban una mezcla a base de leche y la convertían en helado. El recipiente era de aluminio.
Recuerdo perfectamente el ruido que hacía.
Lo de dibujar en el papel del fiambre no la tenía... Gracias por tu comentario.
Besos.

GATO, claro, qué acertado tu comentario. Como dice Juli, "pequeñas ceremonias" que nos hacían sentir más importantes, un poco más grandes.
Me rompo la cabeza pensando cómo hacer para que mi hija se críe a "la antigua", aunque sea en ciertos aspectos. Ojalá no pierda el objetivo y lo logre.
Galletitas sueltas! Galletitas sueltas en caja grandes, de lata, cuadradas, con vidrio en una de sus caras!!!!!
Che, media pila, se me piantó un lagrimón.

NIPPUR, ¿vos decís?

JULI, ni vos ni yo lo perdimos. Eso seguro. Besos amiga.

El Gato Vagabundo dijo...

Mi madre hacia helado en la heladora ultracomb, con sus paletitas de metal y su tapa celeste. Despues iba al congelador.
Y el helado solía ser de ciruela.

Nada de "Mascarpone con frambuesas" o "Lemon Champ".

Creo que la nuestra fue la ultima niñez hermosa, libre, y llena de sueños, con bicicletas dando la vuelta manzana... Despues los chicos se hicieron mas exigentes y menos sociables. Se encerraron atras de un televisor a jugar al coleco vision... y hasta las PS3 de ahora, nadie pudo liberarlos.

verdemanzana dijo...

la verdad que yo naci un poco tarde para aportar mucho... lamentablemente
pero al tener hnos grandes (bastante mas grandes) pase muchas de esas cosas igual!

delTody y los helados en cubeteras (como dice El Viejo Agustin)me acuerdO!... igual aún eramos bastante inocentes, comparados con los chicos de ahora!...
ya se dejaron atrás
-las guerras de bombuchas en carnaval,
-armar la Gran Casita de Muñecas que te llevaba toda la tarde y al final no tenias tiempo de usarla
-hacerle ropitas a las muñecas
-trepar a los árboles o jugar al curto oscuro..
la lista se hace muy larga asi que la dejo aca nomas!
besos Wonder!

Stella dijo...

Y...los chicos de ahora se encierran porque no pueden jugar en la calle, al menos en barrios como el mio. Es demasiado peligroso!

Estas ceremonias de las que hablas, creo que no existen mas. Mis hijos son colaboradores en casa, no tienen otra opcion. Pero no tenemos unan ceremonia específica para algo.... O si, no se, dejame pensarlo y vuelvo!

Besoos

mentolado dijo...

Que poderosa memoria cariñosa que tenés!!
Mientras leía sentía una opresión en el pecho y en la garganta.
Me gustan las sensaciones de la nostalgia ,las comparo a lo que siento cuando voy a dar sangre cada tres meses,porque me gusta lo que se siente,es especialmente encantador.
Es un dolor en una parte del cuerpo que no tenemos, leí por ahí.
Los comentarios me empujaron ,sin querer a encontrar hermosas coincidencias.
Deliciosos comentarios
Me encanta tu mundo!
Un beso cariñoso

Gra dijo...

Ay, la heladora. Seguro que la tiene mi hermana, ahora, como todo, como el CineGraf y el vestido de españolitas que mi vieja nos había hecho para un carnaval. Hace más de 30 y la enana se me retuerce de risa cuando le cuento esas épocas.

.:: El Chini ::. dijo...

Qué linda nena... quiero una asi.

jntkdvr dijo...

Que niña más sumisa, encantadora.
Yo si no me daban un peso, no hacía ni los mandados. Ahora tampoco.
No, esos son mis hijos ahora, yo era bastante aplicado, pero en cuanto a las ceremonias:
Detestaba un poco las ceremonias de los mayores, salvo cuando me incluían. (El truco me parecío una pelotudez de gordos hasta la adolescencia, que empecé a jugar)
Es decir, podía preparar las cañas para ir a pescar y la carnada, porque yo iba. Podía colaborar con el asado, porque yo tambíen asaba y comía y tomaba vino (influencias tanas). Podía agarrales un caballo y ensillarselos, porque yo iba. O guiarte por un lugar que no conocieras.
Pero a lo sumo, podía llevarte algún plato a la mesa.
Y si llevaba un trago, seguro lo probaba, seguro. Casi todos me parecían un asco, salvo el vino y el champagne (de niño).
El mundo adulto, desde la siesta hasta las conversaciones, me rechinaba.
Igual soy un buen anfitrión.

Lo de moverse en la ciudad, en el barrio, es lamentablemente así. Cada vez hay menos autonomía para los niños, que tienden a estar encerrados cada vez más y a no relacionarse en lugares controlados. Es decir, hay poco espacio para las relaciones espontáneas, no vigiladas.
Digamos, para jugar a los doctores, corretear en los baldíos o lo que sea. La ciudad es cada vez más hermética para el niño. No por una razón "natural", si no porque el mundo adulto, la construye así.

Estrella dijo...

Qué recuerdos, wonder. Me quedo pensando en algo que siempre dice una de mis hermanss, que no tiene una vida fácil. Ella dice que se banca todo porque ha tenido una infancia feliz.

Como si uno saliera a la vida de adulto ligero de equipaje.

Mis mejores recuerdos: jugábamos en la calle, compartíamos una misma bicileta, hacíamos casas en los árboles, adoptábamos perros de la calle...

Y como dice Juli, la vida de los adultos era extraña, un mundo misterioso al que teniamos acceso de tanto en tanto.

Las cosas cambian, vaya si no.
Un beso!

Xaj dijo...

Siempre tuvo algo... si.

magnolia dijo...

bueno con los sistemas montesori, Piaget, la psicopedagogía, el discovery kids, hay que hacer una reflexión profunda...en fin me gusta el post.

saludos

El Dc Felipe y YO dijo...

Que linda EPOCA que descrtibis!!
Yo afortunadamente creci en el momento justo del cambio....

De jugar a la rayuela en la puerta de casa con mis hermanas y vecinos, de futbol en la calle o en el campito, de horas y horas andando en bicicleta....

Creci debatiendome entre quedarme jugando a la play o la pC... o ir al campo de deportes del cole a jugar al futbol, o al voley o al handabal o a lo que sea...
PEro de a poco la inseguridad y el cambio tecnologico llevo a los chicos a encerrarse mas en sus casas y a hacerse mas pelotudos...

Muy buena reflexion Wonder.
Me hace sentir un viejo choto pero muy buena al fin ;)

El Viejo @gustín dijo...

Y si Wonder...
Lo del papel del fiambre, que guardaba mi Madre para que dibuje, porque me gustaba dibujar.
Y eramos tan pobres... pero una Pobreza Digna.
Lo de la máquina de helados me acuerdo, creo que se llamaba Sumbean.
Tambien recuerdo como comentaban arriba, cuando iba con la monedas y el billete de 1000 Pesos (La fragata), a comprar las galletitas sueltas, que venian en las latas con el vidrio redondo.
Que cuando habia $$$$, compraba los helados en la Heladeria "Polo Norte", cerca de mi casa y que lo ponian en ese envase de carton parafinado...
O los helados Laponiaaaaaaaaaaa.
O el Narnajin.
...
Gracias x el Post.

JADE dijo...

GRAN SUCESIÓN DE MÍNIMAS HISTORIAS... UN ANECDOTARIO INCREIBLE... RECUERDO EL ANIS 8 HNOS QUE MI ABUELA ME DABA PARA NO SUFRIR EL INVIERNO... Y MI FUERTE TENDENCIA A CONSTRUIR CIUDADES Y PINTAR PUERTOS...
ME ENCANTÓ... UN BESO GRANDE!!!

rastelman dijo...

mi vereda era tan mia... ahora viviendo por coghlan no me siento tranquilo con mis hijas en la calle y me apena mucho
beso... y meta rosca pascual!!!

WaitMan dijo...

Qué cierto, especialmente sobre todos esos psicopedagogos demagogos, que se esfuerzan en sacarle la poca calle que los chicos tienen la posibilidad de adquirir.

Su relato me ha llevado a otros tiempos. Y disfruté mucho el viaje. Gracias.

lexi dijo...

está genial tu blog!






abraxo!

Wonder dijo...

GATO ¿helado casero de ciruela? Sabés que nunca probé? Mi vieja hacía los clásicos, frutilla, vainilla, granizado, dulce de leche. A veces, chocolate. Sólo a veces.
Soy de las que opinan como vos. La inseguridad tuvo mucho que ver con el "puertas adentro de los chicos" pero no totalmente. Mucha más culpa tuvo (tiene) la tecnología y los tiempos de vorágine que vivimos.
Los chicos también se suben a nuestro carro apurado y saltan etapas.
Besos.

MANZANITA! Qué lindos recuerdos!!! Si, si y sí. Me acuerdo y comparto cada uno de ellos. Se nota que tuviste una niñez muy feliz. Besito.

STELLA, como le decía al Gato, no me parece reducir todo a la inseguridad. De hecho, me parece el factor menos significativo.
La tecnología, el aumento desmesurado del consumismo, las crisis económicas, el aumento de la tasa de divorcios y demás factores, hicieron que las mujeres se vayan más de las casas y tercerizaran totalmente la educación de los chicos.
Una cagada, pero cierto y real. Los chicos quieren más, piden más y todo es cada día más efímero y superficial. Así estamos...
Besos!

Gracias MENTOLADO. Me alegro. La idea es despertar un poquito esos recuerdos medio dormidos.
Besotes para vos.

GRA!!!! Bienvenida! Vestido de españolita!! Me muero! Yo tenía de paisanita, con delantal y todo. Luego tuve uno de princesita.
Que lindos esos carnavales de barrio!!

CHINI, sólo tenés que educarla a tu manera y va a ser así. Vas a ser papá????

JNT, el que no juega al Truco y sólo se limita a mirar, se aburre terriblemente y le parece una tontería.
Excelente su comentario sobre la nueva "civilidad" de los niños. Es así. Cómo me gustó la frase "relaciones espontáneas". Ojalá no se demasiado tarde para poder educarlos bien.
Así que buen anfitrión? A ver con qué se luce... ¿para cuando un asadito?
Mil besos.

ESTRE!! Me quedo con la frasede tu hermana. Qué sabia!!
Debe ser una persona maravillosa.
Estoy totalmente de acuerdo. La niñez marca y forma de por vida a los adultos que seremos.
Besos querida Estre.

Romina E. dijo...

Utiles enseñanzas le legó su padre a esta niña.
Lindo texto
besos!

.:: El Chini ::. dijo...

no, wonder... por ahora no... hay proyectos sin embago y ganas tambien!

Pensamiento libre dijo...

Permiso, me sirvo un poco de ese Gancia si no le molesta. Comenta algo circunstancial pero para mi radicalmente importante, "Hace treinta años, ciertas costumbres no se tomaban tan dramáticamente como ahora y los psicopedagogos y educadores progres se dedicaban a hacer tareas más interesantes como, por ejemplo, estudiar otra cosa."

¿Cuál es la responsabilidad de los 'psicopedabobos' en el extravío de esa maravillosa vida cotidiana que conocimos?

Pa mi, mucha. Primero, vaciaron de contenido la educación formal y la rellenaron con ideas (soy generoso) de "¿Cómo?" se enseña y aprende. Pero ya no había nada para enseñar, diluyeron los contenidos.

Segundo, fueron metiendo sus raíces en la vida diaria, a través de los medios de (in)comunicación, para alertarnos de esas nefastas costumbres, que el irresponsable padre de la Geisha practicaba.

Y aquí estamos, añorando vidas que se fueron e intentando cometer otros errores ¿no?

Saludos.

El Viejo @gustín dijo...

Felices Pascuas

1 abrazo

jntkdvr dijo...

No son los psi. los culpables, es el automóvil, el tránsito, las autopistas y todo lo que ellos destruyen al compás de: consuma su libertad (cosa que hacemos al pie de la letra libremente).
El niño camina, o a lo sumo anda en bicicleta, no se puede mover en el mundo violento del automóvil, del tránsito, no puede cruzar la calle solo para ir a la plaza o a lo del amigo. Luego ese aislamiento nos lleva al miedo al otro, al distinto, al pobre, entonces, mejor quedate en casa mirando la tele, nene. Y nadie sale a la calle, nadie mira lo que allí pasa, otro factor de inseguridad. Los barrios se especializan unos para viviendas, otros para comercio, otros para talleres o fábricas, una mierda. Entonces el barrio se mueve en horarios fijos, fuera de esos horarios no hay nadie, nadie mira. En un barrio con muchas actividades el movimiento es permanente, el del quiosco mira lo que pasa, le dejás la llave para que la levante tu hijo o tu vieja, se crean espontaneas relaciones de confianza. Pero el modelo "especializado" mata la vida de la ciudad que se basa en la diversidad. Y parte de la elminación de la diversidad, es sacar al niño de la calle. De la casa al auto, a la escuela, auto, casa, etc.. No hay autonomía.

Hay un tano Tonucci, Francesco Tonucci creo que se llama que ha desarrollado proyectos en ciudades italianas, para hacer las ciudades, habitables, caminables, vivibles por los niños.

Si, el mundo adulto es peor de lo que imaginé.

El asadito, cuando ud y sus amigos quieran.
Si prefieren cordero también.
A las brasas, el carbón es para atorrantes, je.
Traigan vino y cartas.

jntkdvr dijo...

Ah, Felices Pascuas para Usted y su amable audiencia.

OliverX dijo...

Muy lindos recuerdos de felicidad Wonder. A reproducirlos!

Wonder dijo...

XAJ, ¿qué? La conocés?

MAGNOLIA, bienvenida. Me gustó como incluiste al Discovery Kids. Jaja! Saludos.

NICO, vos lo decís. Los chicos eligen quedarse en la casa, seguir engordando y siendo cada vez más robotitos masificados.
QUé bueno que supiste elegir bien. Te arrepentís? Besotes, Chiqui.

AGUSTÍN, gracias, gracias, gracias.
Sos muy generoso en compartir estos recuerdos conmigo. Besos.

JADE! El anís 8 Hermanos!!! Nunca jamás me gustó. Pero viste cómo es el anís: lo amás o lo odiás, pero no pasa desapercibido. Besos!!

RASTEL... y eso que Coghlan es muy lindo. Felices Pascuas para vos!!!

WAITMAN, Ud se lo merece. Soy algo así como su azafata?? Besotes!

LEXI, gracias. Ahora voy a visitarte. Saluditos!

Wonder dijo...

ROMI, sí. De las mejores.
Besos.

CHINI! Bien ahi. Seguí insistiendo que el trámite es una de las cosas más lindas, jaja! Beso y éxitos.

Sr PENSAMIENTO LIBRE, qué bien lo dijo. Mire, no tengo nada que agregar. Por lo pronto, trato de educar a mi hija de la mejor manera para que el día de mañana también tenga tan buenos recuerdos como los míos. Saludos.

AGUSTIN, gracias igualmente. Ojalá hayas descansado y pasado genial. Somos bastante vecinos nosotros... Beso!!

JNT, Si, también. Y todos los factores que nombre cuando le contesté a Stella.
Qué buen comentario. Nunca se lo dije,pero me alucina lamanera de razonar que tiene Ud.
Disculpe... ¿chivito puede ser?
Felices Pascuas (ja!) Mil besos.

Gracias OLIVERX. Ojalá podamos... ojalá. Bacci.

Pensamiento libre dijo...

Por favor no me diga Sr. que me hace sonrojar todo! Con lo que me queda del Gancia brindaré por los futuros recuerdos de su hija.

Saludos

Mensajero dijo...

es que los niños no éramos entonces un mercado y nuestros padres tampoco eran sujetos consumistas.
la educación no solo ha sido delegada en los expertos, si no que también es concebida como consumo.
pero ojo que somos nosotros consumando la utopía del indivíduo quienes lo hacemos posible. incapaces de tolerar las violentas contradicciones.
ser indivíduo no era para cualquiera, vea....

Pablo dijo...

Te entiendo wonder.
Cuando yo era chico e iba al campo con mi hermano, me levantaba a la mañana y me iba hasta el tambo con mi hermano. Mi tio me ordeñaba la leche en el vaso a mi y despues a mi hermano. Sisi, ahi, en el medio del bosterio.

yo crecí sano.

Te puedo asegurar que tenia mas de 100.000 bacterias por mililitros.

besos

Silvano dijo...

Uuuuyyy que lindo post y yo llegando re tarde!!!!!

Ud. me ha transportado a la epoca de los legos, mecanos y el futbol en el baldio de la esquina de casa!!!

Cuanta razon con que nuestra infancia fue muy sana, todavia recuerdo estar subido en el arbol comiendo moras y jugando a chips con las bicis por todo el barrio-

Gracias por compartir tus recuerdos amiga, UN BESO!!!

Wonder dijo...

PL, ok, nada de Sr. Pero qué bien le queda ese tonito colorado!
Salud, entonces!

Uy MENSAJERO... le dí cuerda a Ud., que le encanta hablar de este. Igual estuvo moderado.
Ojo, no dejo de sorprenderme en la importancia que le dió a ese sentido del texto y dejó pasar de lado varias cosillas que pensé le llamarían la atención.
Cómo anda? Comió huevito de Pascua Mensajero?

PABLITO, que lindos recuerdos!!! Y eso que no pasás los 30! Ves? Las cosas se sucedieron muy rápido. Se nos escaparon de las manos y acá estamos, a las corridas. Besos nene!

SILVANO, gracias a vos!!!Hermosas anécdotas de tu infancia nos has contado. Beso!

MQDLV dijo...

Qué lindo. Llegué tarde, pero llegué.
Me gustó la memoria emotiva.
Sabés que yo tengo en mi recuerdo las largas jornadas de truco, tute y buraco que se pegaban mis papás con sus amigos. Me gustaba. Recuerdo que un día mi papá le tiró el beso del dos a una amiga (obviamente yo no sabía que ese beso significaba que teníaun dos) y me quedé sumamente angustiada todo el día. Me quedé observando todo hasta que nóté que todos hacían lo mismo, y saqué la conclusión. En fin. Muy lindo. Ahora: qué flor de trago que tomaba tu viejo!
besote!

El Dc Felipe y YO dijo...

Si me arrepenti???

Obvio que no!!!

Es mas creo q agarre mi segundo aire :P estoy en un estado fisico Optimo
le agarre el gustito al fulbito de los lunes con los chicos, al paddle de los jueves!!
Y a alguna actividad que se le pueda sumar los findes!!

Besos Wonder

Calavera dijo...

Yo recuerdo, de chico, haber tomado sorbitos de vino con soda que me daba mi abuelo. Y acá estoy: un ciudadano ejemplar.

Se me hace que la enseñanza de valores a los pibes pasa por otro lado. No sirve de mucho no permitir que el pibe se acerque a una botella si después uno se pone en pedo delante de él; el ejemplo es torpe, pero se entiende ¿verdad?.

Y ya que estamos: ¡Cómo me hubiera gustado ser su vecinito!

Muchos besos de ésos.

Mariscal dijo...

He regresado...

Mi familia tiene desde 1924 fábricas de pastas. Por ende los domingos siempre se almorzaba y se almuerza tarde.

Pero cuando yo tenía unos seis años, con mi abuelo, preparábamos el vermouth para mi papá y mi tío que llegaban cansados de trabajar.

Para papá Cinzano con Pineral, para mi tío Juan, Cinzano con fernet, mi abuelo tomaba Martini con limón, y para mi, granadina con soda.

Me encantaba participar de esa ceremonia.

Hoy las cosas son más "light".

Genial su posteo Wonder.

jntkdvr dijo...

A que le llama chivito?
A la cria de una cabrita?
O a un preparado con finito de lomo, panceta, jamon, muzzrella, huevo, tomate, lechuga y otros ingredientes a elección?
cualquiera de las 2 es posible.

Gracias, sus posteos son los inspiradores.
Creo que la bonita niña de la foto, aún no puede preparar esos tragos para su papá. Igual parece contenta.

Y en mi humilde opinión, creo que ud. es lo mas alejado de una geisha que concibo. O sea, lo mas alejado de la sumisión y el servilismo que aquellas, mas allá de la leyenda, representaban.

Bitter dijo...

Hola preciosa que bonica foto que tienes ahí creo que tengo una similar con las polleras aún mas cortas, jeje
Es cierto que nuestra niñez fue mas sencilla, mi abuelo me enseñó a jugar poker y ajedrez, mi abuela me enseñaba tangos, y a mi viejo yo le preparaba el combinado que se tomasba en las noches, pero eso si, ese si que lo probé y ufff desde esa época que no paso muy el whiski.
besos y gracias por los recuerdos.

jntkdvr dijo...

Ahora, además, no se juega por culpa de la tele. Maldición.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Wonder dijo...

MQDLV! Qué buena anécdota!!!
Vos estás invitada a tomar de ese trago, obvio. Te preparo una picadita?? Besos!

NICO, qué bueno eso. Felicitaciones.
Por ahi ahora no te das cuenta de la importancia de hacer eso. Besos, nene.

CALA, ¿sabe que con mi vecinito Martin jugaba al doctor cuando teníamos 5 añitos?? jaja!! Luego se mudó y nos perdimos de vista.
Besos de esos, Cala

MARISCAL!!! Volvió! Está cada día más aventurero Ud. Luego quiero detalles. Ya le escribiré.
Qué linda historia! Me encantó esa ceremonia que cuenta y cómo lo dejaban participar a Ud. Excelente.
Besos.

JNT, a la cría de la cabrita. Pero la otra opción pinta muy bien también.
Elija Ud.
La niña de la foto tenía dos añitos ahi. Claro, a esa edad aun usaba pañales, creo.
Veo que quiere crear polémica. Claro que estoy muy muy muy lejos de ser una geisha. Pero a veces, cuando estoy en confianza y quiero hacer sentir bien a la persona que está conmigo, puedo comportarme como una.
Aunque sea un ratito. Besos.

BITTER! Gracias por tus recuerdos.
Flada más corta??? Ves que desde pequeña ya eras una impúdica!!!! Niña traviesa...
Besotes!

JNT, si, claro. Yo veo muy poca tele, casi nada. Ayer vi una serie que empezó en el 13, "Tratame bien" se llama.
Reconozco que la empecé a ver por Julio Chávez, a quien admiro profudamente. Y me enganché. Shit.
Ehhh, pero me fui de tema.
Qué me decía de jugar?